1x6: Qué hace la gente exitosa antes del desayuno: Vive mejor.


No estás usando bien tu tiempo. La vida se va en un abrir y cerrar de ojos. ¿Te ha pasado que hay días en los que tienes tantas cosas por hacer, que ni siquiera puedes ponerte a pensar qué es más importante, o no sabes ni por dónde empezar. Hay días que regresas exhausto de la escuela o del trabajo, completamente sin energía, y cuando llegas a casa, sólo quieres descansar. Entonces, ¿de dónde supone vas a sacar esa energía que necesitas para pasar tiempo de calidad con tus amigos y familia, o para poder iniciar ese proyecto con el que tanto has soñado, pero que tanto has postergado también?

De antemano, te quiero contar que siempre hay una manera de encontrar ese tiempo y energía que necesitas para hacer lo que realmente te importe. El truco está en saber dónde buscarlo. Te mostraré cómo puedes rastrear tu tiempo, para que sepas en qué lo estás gastando, y te enseñaré por qué dormirte temprano para levantarte aún más temprano te hará mucho más productivo. Además, te contaré el secreto para aplicar esta nueva forma de vivir a todas las áreas de tu vida.


Al que madruga, Dios lo ayuda

 

Todos hemos llegado a escuchar esa frase. Tiene poco de cierto, pues nadie te va a ayudar, y menos por el simple hecho de levantarte temprano. La gente normal se queda esperando a que las cosas extraordinarias le sucedan. La gente altamente efectiva propicia que esas cosas extraordinarias le pasen. Tú eres el que crea tu propia realidad, y las cosas buenas que te pasen dependen de ti. Pero el levantarte temprano es un gran desencadenador. Eso es algo que la gente más exitosa sabe; si les preguntas dónde encuentran ese tiempo extra para nutrir sus carreras, relaciones y sueños personales, todos te contestarán con tres palabras: en las mañanas.


¿Cómo vencer al cansancio?


El simple hecho de levantarse más temprano y sacrificar horas de descanso puede sonar aterrador. Pero como te conté, toda la gente exitosa lo hace. Si no aprendes a aprovechar tu mañana, ésta se habrá acabado en un abrir y cerrar de ojos. En lo que te levantas, bañas, arreglas y desayunas, te encontrarás apresurándote para salir por la mañana, corriendo porque se te hace tarde para llegar a tu escuela o trabajo. La gente normal no suele asociarla palabra 'mañana' con productividad. Pero las horas tempranas del día son la mejor oportunidad que tenemos para enfocarnos en las cosas que realmente nos importen. Las mañanas son el momento perfecto para hacer tareas que requieran enfoque y concentración, y la clave para no caer en la tentación de quedarse más tiempo a dormir es simple: la fuerza de voluntad.


Cinco pasos para construir tu rutina matutina

  1. Registra cómo gastas tu tiempo alrededor de la semana: cada semana tiene 168 horas. Si quieres aprovecharlas al máximo y mejorar tu manejo del tiempo, debes saber a qué se está yendo ese tiempo. El problema no necesariamente es qué haces en las mañanas, sino lo que haces el resto del día. Las noches son determinantes en tu habilidad para pararte temprano, pero es muy fácil caer en la trampa. Quizás te quedes escribiendo mensajes, o viendo la tele. Quizás aguantes una noche, o dos, pero eventualmente, estarás demasiado cansado como para levantarte temprano. Dicho esto, puedes liberar una hora o dos cuando te des cuenta en qué estás gastando tu tiempo. Quizás puedes darle dinero a tus hijos en vez de prepararles la comida. El paso número uno es agarrar una libreta, y registrar tu tiempo.

  2. Imagina tu mañana ideal: pregúntate cuál sería para ti, el inicio perfecto de un día. Cuál es la rutina que quieres seguir.

  3. Averigua si tu rutina de mañana ideal es realizable: calcula cuánto tiempo necesitas para hacerla. ¿Puedes hacer cambios para acomodar tus nuevos planes? Si quieres, por ejemplo, tiempo extra para preparar el desayuno, quizás podrías bañarte en 10 minutos, en vez de usar 15. Recuerda que una persona prevenida vale por dos. Si quieres triunfar, mapa todo. Si ya has hecho todo esto, sigue la parte más emocionante.

  4. Crea tus nuevos hábitos: ten paciencia, cimentar tus hábitos toma tiempo. Puede tomar semanas hasta acomodarte en una rutina. Tomarte tu tiempo es especialmente importante porque no quieres sentirte abrumado después de 15 días. Ese es el punto de crisis, en el que apegarte a tu régimen es complicado. El no asumir tantas responsabilidades te ayudará a mantener tus niveles de motivación lo suficientemente altos como para pasar esta parte difícil. Si has decidido correr, meditar y escribir en tus mañanas, inicia con una cosa a la vez, y ve añadiendo el resto de cosas en la marcha. Las recompensas, las cuales la autora llama ‘sobornos’ son útiles para poderte motivar. Si te has apegado al plan, date un capricho. Esto podría ser una comida en un buen restaurante, o boletos para un evento al que quieras it. Si quieres lograr apegarte a tu nueva rutina, deberás hacer que sea adaptable, y aprender a hacer ajustes y reajustes constantes.

  5. Planea tus fines de semana escribiendo una lista de cosas por hacer: los fines de semana son tu oportunidad para descansar y recargar tu batería física y mental. Pero es demasiado fácil desperdiciar esas horas tan preciadas en algo inútil, y cuando llega el Lunes, te das cuenta que no hiciste nada en todo el fin de semana. Hay una manera de hacer más significantes los fines de semana: planeando con adelanto. En vez de decidir decidir espontáneamente qué hacer el sábado, justo cuando ya es sábado, haz una lista de entre 3 a 5 actividades ancla con unos días de adelanto. Esa es una gran manera de evitar desperdiciar el fin de semana en una de las formas más clásicas: haciendo nada. Claro que es atractivo, después de una semana agotadora, pero en la era digital, no existe tal cosa como hacer nada. Antes, la gente podía ‘hacer nada’ sentándose en su sillón, oyendo a los pájaros cantar, y viendo las nubes moverse. Pero ahora, somos demasiado propensos a ver televisión, navegar por internet y checar nuestras redes sociales. Si tienes un plan, evitas hacer todo eso. Ahora, eso no significa que necesitas decidir qué hacer en cada momento del día, simplemente destina un par de actividades sobre las cuales puedas estructurar tu fin de semana. Tú decide cuáles van a ser. Podrías querer ir a un picnic familiar, o a una tarde de cine. Además, si quieres lograr más en tu fin de semana, planea las cosas no ordinarias y aprende a saborear esa recompensa en el momento más calmado de la semana. El punto de los dines de semana, es que no son como el resto de la semana. Necesitas un descanso; por eso es tan importante hacer cosas que no harías el resto de días. Eso toma un poco de pensamiento, pero por eso, planearás anticipadamente. Esto trae beneficios; el saber que tienes algo divertido qué hacer el fin de semana te da algo qué esperar. Debes encontrar placer en ello. Piensa en lo esencial que es la anticipación para Navidad; el esperar para abrir tus regalos es lo que hace que la ocasión sea tan especial.

Y hablando de hacer cosas fructíferas, quiero recomendarte Blinkist. Esta es una app para tu celular y computadora que te brinda las ideas clave de libros empresariales y de muchos otros tipos, como ciencias, comunicación, productividad y marketing. Esto en sólo 15 minutos, donde puedes escuchar o leer mientras estudias, conduces, o haces cualquier cosa. Te recomiendo usar esta app para integrar a la lectura a tu vida, si es que aún no formas el hábito lector del todo. Además, hice un trato con ellos. Si das clic, puedes iniciar tu prueba gratuita, y si te gusta el servicio, al usar este link, obtendrás un 20% de descuento en tu suscripción por ser parte de la familia DEMPRENDE.


Iniciemos algo grande esta cuarentena

Piensa en esa gran meta, en lo que quieres hacer. Ese sueño que tienes, todo el éxito que sabes que puedes lograr, pero que no has logrado ni siquiera iniciar. Es momento de ponerte a cumplir tus metas, y darle un boost tan necesario a tu productividad, mejorar tu calidad de vida, y propiciar que cosas extraordinarias te sucedan.


Agarra tu despertador, configúralo a las 5 AM, y cuando suene, levántate. Y recuerda. Aún no eres quien vas a llegar a ser.

2 vistas0 comentarios